28 jul. 2016

Mala praxis

Alguien dijo por ahí alguna vez que por más inexperto que sea un sociólogo, jamás podría ser acusado de mala praxis.

Menos mal!

Imaginensé las cartas documento que podría haber recibido yo y otros tantos colegas, por analizar un fenómeno social en un mal día... un día de furia?.

Pensá si sos Psicólogo? Ahhh no!..., te agarran mal parada, se te sube la tanada y que hacés? Tenés programada una sesión de terapia en 15 minutos y pobre del que tiene turno en ese horario, no?. 

Porque, yo me pregunto: ¿cómo es que uno analiza el caso de la pibita que te está contando algo super complicado, que te dice que le cuesta relacionarse con sus compañeros? Y vos sabes que acabás de bloquear de tus contactos de Whatsapp a un amigo porque te dijo algo que no te gustó?.

Lo analizás con el manual de Freud bajo el brazo? Ojalá así sea. Si no… te juro que me apiado de todos los pacientes, de todos los clientes, de todos los sujetos que se someten a esos “profesionales” que nunca entendieron el dicho del herrero y el palo.

En cambio un sociólogo, es otra cosa. Te dice cualquier pelotudez con palabras “intelectualosas” y como mucho lo dejaste de leer al segundo párrafo. Como mucho te aburriste y dejaste de escucharlo cuando por enésima vez quiere explicarte como se dio la acumulación originaria.

No se porqué se me vienen algunos ejemplos de esos profesionales. Lo cierto es que todos estamos medios locos y además son tiempos movidos y parece que cada vez es más difícil entender al otro, no?


Será mejor que nos sentemos y charlemos pero no de vos, ni de mi… hablemos de nosotros.




27 jul. 2016

CONVOCATORIA LETRAS

Comparto con Uds. 
Quien sabe? en una de esas hasta se ganen el 1º premio.


http://fnartes.gob.ar/beneficios/concursos/



25 jul. 2016

Ilus@s

Tuve la rara suerte de que en mis años de adolescencia, mi mamá haya decidido por mí y sin consultarme absolutamente nada, un día fuera a anotarme a un colegio que ni siquiera conocía, el cual quedaba bastante lejos de casa, en un turno en el cual nunca había cursado y como si fuera poco, ni un solo pibe, chico, es decir, ni un solo “masculino” daría vueltas por allí, porque claro, era un colegio solo para minas.

Y lo de la suerte dónde entraría?.

Bueno, considerando el hecho de que el colegio estaba ubicado al costado de las vías, casi al lado de la estación Avellaneda y para llegar debía pasar todos los santos mediodías por debajo del puente por donde pasaba el tren... y si le sumamos además que por aquellos años, todo en mi vida dependía de la magia que el destino hubiese pensado para mí, no habiendo un sólo día en el que cuando el tren pasara mientras yo cruzaba ese maldito puente, mi cabeza no se desesperara para pedir lo más rápido posible los famosos 3 deseos, entonces… quizás resulte evidente, porque sostengo que la suerte que tuve fuese como mínimo “rara”.

Porque NI UN SOLO deseo se me cumplió en esos 5 años. Lo supe en ese momento, en el que por cierto supe desistir inmediatamente de empresas imposibles, he cambiado rápidamente de pareceres que estaban destinados al fracaso, incluso he cambiado de amores por culpa de deseos no concedidos.

Sin embargo no cambiaría por nada en la vida, mi estadía en aquel colegio.

Lo pienso ahora mientras estoy camino a la oficina, que justamente se ubica al costado de las vías, casi al lado de la estación Padilla y para llegar debo pasar todas las malditas mañanas por debajo del puente por donde pasa el tren, sumado a que por estos años, todo en mi vida depende de cuánto haya podido cambiar el destino que el mundo adulto y capitalista tiene reservado para mí, no habiendo un sólo día en el que, cuando el tren pasa mientras y yo puteo porque estoy llegando tarde, mi cabeza no se desespere por creer que el distribuidor de deseos cumplidos se hará un tiempito para mí, se me aparecerá en forma de genio y me concederá ese inmenso deseo que le pido todos los días.







23 jul. 2016

KITCHEN STORY


Después de la muerte de su abuela se puso en evidencia, entre otras cosas (repudiables, rapiñables y todos los “ables” de difícil asimilación, que la esfera familiar presenta en materia de repartijas y negociaciones luego de la partida de un ser querido), un fantástico mundo que la viejita había creado en uno de los rincones más emblemáticos de la casa: el mundo mágico de su cocina.

Todos recordaban las panzadas en la casa de la abuela los domingos, la dedicación y el esmero que Tita le ponía a sus comidas, inyectando en ellas cantidades deslumbrantes de felicidad instantánea. Todo el mundo recordaba también que una vez puesto el delantal jamás debían ofrecerle ayuda, ya que Tita lo tomaba como un ataque hacia su persona, hiriendo profundamente su orgullo de saberse la mejor cocinera del mundo. De modo que nadie sabía ¿cómo es que hacía lo que hacía en esa cocina?, ¿cómo le daba forma a esas porciones de amor comestible?.

9 jul. 2016

DEPENDENCIA Y SUBDESARROLLO

Independizate la cabeza, el pensamiento, el alma.

Cantemos y bailemos por la otra independencia. 

8 de julio de 2016 - Plaza de los dos congresos.



Dependencia y subdesarrollo. Por Nikita.